Mis 7 predicciones erróneas en 2015. Me equivoqué.

Supongo que hay muchos más errores en mis predicciones. Estos son los relevantes.  Es lo que tiene arriesgarse. En fin me equivoqué.

    1. La muerte de BlackBerry: craso error. Parece que resucitan. Lentamente.
    2. Google Glass y Bitcoin se implantan: en ninguno acerté. El primero parece que es el día que nunca llega y en el caso de Bitcoin parece que es evidentemente una tendencia pero al menos como concepto la criptomoneda parece tener futuro.

  1. Realidad virtual: Oculus y demás entendía que con el empuje de Facebook y Google se asentaría de manera rápida. No fue así y no tengo claro que realmente pueda ser tendencia para este año. Lo diré el año que viene.
  2. Los pagos móviles: Con Google, Apple, Amazon pretendiendo copar las transacciones cotidianas, entendía que al menos un 25 % de estas acabaría en manos de los 3 grandes. A día de hoy estamos lejos pero en el camino.
  3. Smartwacht como inicio de un cambio relevante. Lo único relevante que tienen a día de hoy es que nos han creado una nueva necesidad … innecesaria por su utilidad real.
  4. La voz como teclado. Si lo pensamos que en 2016 tengamos que teclear unas letras para que un ordenador haga algo… Siri, Cortana, Sher.Pa, el propio Google, no han conseguido cambiar todavía como interactuamos de manera nativa con la tecnología, a base de botones. Y me parece que seguiremos tecleando.
  5. Televisores inteligentes. Mi apuesta estaba más orientada a la necesidad de desarrollo y crecimiento de un mercado maduro que a la verdadera utilidad/necesidad del mismo. Además cada vez con más frecuencia la TV se está transformado en el papel de la radio, esa amiga que está de fondo mientras hacemos otros cosas con el portátil o el teléfono. Por lo tanto parece que la inteligencia se la pedimos a estos no a la TV.
  6. Muerte de la TDT.  Reconozco que me dejé llevar por el corazón más que por la inteligencia. Al margen del desasosiego que produce hacer realmente zapping sobre los canales que tenemos  entendía que el consumo de TV  bajo demanda tenía un fuerza superior a la que ha tenido.  En este caso parece una apuesta ganadora en donde sólo hay sentarse para ver pasar el cadáver. En mi opinión la concesión de una licencia de TDT vale lo mismo que un menú de Burguer King.
  7. Concentración de medios digitales.   El periodismo es una profesión en decadencia y extinción … justo cuando más lo necesitamos. Entendía que un mercado hipersaturado con una demanda de información de calidad cada vez menor, y un nuevo modo de consumirla haría que muchos pocos fueran capaces de formar un mucho. Que el periodismo como responsabilidad social emergería justo ahora que necesitamos de su capacidad crítica, de contrapoder. Todo lo contrario, cada vez hay más pequeños nadando en el mismo mar que los grandes y haciendo que sus directores se disfracen  a veces de ordenes mendicantes, a veces de cuatreros y extorsionadores y a veces de las dos cosas…  frente a las grandes marcas. La información hoy está copada por teletipos y notas de prensa algo que te puede ofrecer de igual manera Agamemnon o su porquero. Tal vez por eso se esté virando hacia el infoentretenimiento y dejando sólo como relevante la información en tiempo real.


Os espero aquí el año que viene para comentar de nuevo mis errores 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *