Medios y móviles, ¿hacia donde vamos?

Si 2015 ha sido el año del acceso a la información a través de dispositivos móviles, las publicaciones digitales seguirán teniendo un gran reto para 2016: cómo explotar económicamente este nuevo modo de consumir información y conseguir rentabilizar su trabajo, según una encuesta realizada por Parsely entre cuatrocientas empresas editoras.

Las principales conclusiones de la consulta señalan que para un tercio de los editores entrevistados el tráfico a sus productos informativos generado desde el móvil ha superado ya al que se recibe desde los ordenadores, y eso que hace unos años ni siquiera se consideraba al smartphone como canal de noticias.
Otras tendencias del año han sido el despegue de la distribución de contenidos a través de redes sociales, que el 21% de los entrevistados considera importante, o la irrupción de las técnicas de bloqueo de anuncios, que destaca el 16%. Esta práctica se ha ido introduciendo a toda velocidad –algunos teléfonos ya incluyen las aplicaciones antianuncios- y ha hecho replantearse la utilidad de la publicidad tradicional.
Pero sobre los desafíos futuros, los editores encuestados alcanzan aún mayor coincidencia. Hasta un 60% destaca que el punto clave de los próximos doce meses es lamonetización, es decir, la capacidad de sacar dinero de su actividad digital.
Este mismo punto está en el centro del informe WIPRO, que ya predecía en 2012 que “el sector periodístico se verá forzado a buscar nuevos modelos de monetización si quiere sobrevivir”, es decir, “tendrá que experimentar y evolucionar constantemente”. Ahora mismo, según la consultora WIPRO, los modelos tradicionales de explotación de los contenidos digitales “se encuentran bajo presión por factores tecnológicos, económicos y sociales procedentes de dentro y fuera del sector periodístico”.
La necesidad de buscar nuevos modelos de explotación de sus productos se refuerza si se tiene en cuenta que los entrevistados han dejado de ver la publicidad tradicional en Internet –banners y otros desplegables más o menos invasivos– como principal fuente de financiación. Mientras que el 46% de los encuestados señala que en 2015 su primera fuente de ingresos fue ese tipo de publicidad, el cambio que se avecina se refleja en su previsión para 2016, ya que solo el 9% de los directores de medios creen que seguirá siendo así.
El 59% de los directivos entrevistados piensa que los ingresos fluirán de una combinación de publicidad de vanguardia con suscripciones, muros de pago y otras fórmulas adaptadas a dispositivos móviles, a la que se unirá la publicidad ya convencional en Internet.
Optimismo
Si el panorama de los medios está en constante evolución, no parece que esto produzca inquietud o pesimismo a la muestra de empresas entrevistadas por Parsely. Frente a lo esperado, las compañías siguen manteniendo el nivel de confianza en el éxito del sector, según se desprende de las respuestas. En una escala del 0 a 10, en la que 10 significa máxima confianza en el futuro, el resultado medio pasó de un 6,51 en 2015 a un 6,58 para el año que comienza.
Para la empresa impulsora de la encuesta, el relativo optimismo de los profesionales se deriva del trabajo que se está realizando para encontrar soluciones económicas al sector de la información digital. “Los innovadores están empujando en primera línea y, a pesar de los muchos desafíos, se trabaja activamente en la búsqueda de soluciones”, señala. Son muchas las empresas que incorporan herramientas para cuantificar audiencias y analizar datos de los usuarios, como vía para rentabilizar las oportunidades de los negocios digitales.
El propio equipo de Parsely, que presta servicios a unas cuatrocientas publicaciones, convocó un seminario en septiembre sobre posibles fuentes de ingresos para las empresas digitales. Entre las más citadas estaban la “publicidad nativa” –integrar contenido pagado de alta calidad sobre el anunciante en el conjunto de una publicación–; las nuevas fórmulas de marketing relacionadas con las compras electrónicas y los datos de navegación del lector; la creación de comunidades afines a un medio, etc. Según Business Insider, solo en publicidad nativa el gasto alcanzará unos 7.900 millones en Estados Unidos a finales de 2015, cifra que supondrá un buen impulso a los medios digitales que se beneficien.–

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *