Fundamentos de Lean Startup

Son muchos los conceptos, ideas, procesos, acciones… que se engloban dentro de Lean Startup, pero una de las claves de su fuerza es que mantiene una serie de principios como guía de todo el método y que estos son los fundamentales a no olvidar, sea cual sea la acción que estamos desarrollando:
Ciclo de trabajo: el modelo Lean Startup consta de tres fases:
o Construir.
o Medir.
o Aprender.
Modelo de negocio ágil

Esta es la guía de trabajo en todo el método Lean Startup. Se trata de ciclos cortos (al igual que en desarrollo ágil3(Agile) o desarrollo de clientes (customer development) en donde se crea una nueva versión de producto o servicio, se lanza al mercado (en una prueba más o menos limitada: grupo focal (focus group)4, …) y se miden los resultados. A partir de estos resultados, se aprende y se toman nuevas decisiones que pueden incluir seguir por ese camino, dar un paso atrás y probar otra alternativa…. Y pueden afectar a la definición de especificaciones, al desarrollo de producto, al marketing, al precio, a la comercialización… el proceso es el mismo independientemente del área en que estemos trabajando.
Aprendizaje validado: todo lo que se realiza debe de tener un aprendizaje validado, es decir, no utilizando el aprendizaje como excusa para el fracaso con un «he fallado, pero he aprendido», sino extrayendo información mesurable y concreta que permita avanzar el negocio. Cada acción que diseñamos debe ir acompañada de métricas que midan el éxito o no de la misma. Estas métricas serán las que realmente aportan al negocio, proyecto, empresa que estamos desarrollando, diferenciándolas de las «métricas de vanidad» que pueden hablar de repercusión, popularidad… pero no de factores clave de negocio. Estas métricas se han prefijado y tienen completa alineación con el «fin último» del negocio, para evitar ajustarlas «a posteriori» en función de los resultados.
Pivotar: se trata de reformular aspectos que se consideraban fundamentales para el negocio (producto, marketing, público objetivo…) en función de los resultados obtenidos en uno de los ciclos. Una vez realizado el aprendizaje, toca decidir cuál va a ser el siguiente paso.
Pivotar tiene que ver con cambiar y es muy habitual que en su desarrollo un proyecto cambie (pivote) numerosas veces, de tal forma que lo finalmente desarrollado no se parezca en nada a lo que inicialmente se pensaba; pero las métricas de éxito obtenidas en cada paso indicarán que ese «inesperado» proyecto final es más adecuado que la idea preconcebida (y sin probar en el mercado) que teníamos inicialmente.
No debe confundirse esto con cambiar aleatoriamente cosas del proyecto en cualquier momento y sin un razonamiento que venga acompañado de métricas de negocio.
3 http://es.wikipedia.org/wiki/Desarrollo_%C3%A1gil_de_software 4 http://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_focal
Modelo de negocio ágil
Pivotar no es atender caprichos, es tomar decisiones razonables tras un ciclo completo del que se ha extraído un aprendizaje valioso para el proyecto. Es fundamental tener una visión sólida sobre la solución que se trata de llevar a mercado para que los cambios se integren en el proyecto de modo coherente, y no se traduzcan en un comportamiento errático, que con toda probabilidad amenazaría seriamente la pervivencia de cualquier organización en un entorno de incertidumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *