Grandes y pequeños manipuladores en las redes

El informe del investigador especial Robert Mueller, sobre la injerencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales norteamericanas, menciona a Facebook e Instagram 41 veces. Ante la abundancia de bulos y material incendiario que contribuyen a difundir, ¿hemos de concluir, como se ha llegado a plantear, que las redes sociales son un peligro para la democracia?

Así lo cree Robert McNamee, uno de los primeros inversores que pusieron dinero en Facebook, que ahora avisa contra los peligros de las redes sociales desde el Center for Humane Technology (ver Gigantes tecnológicos: la hora de la responsabilidad). Facebook e Instagram, afirma en un comentario para el Washington Post, se han convertido en “instrumentos para dañar la salud pública y la democracia”. En palabras de un ejecutivo de Facebook, Samidh Chakrabati, “es abominable que un Estado usara nuestra plataforma para librar una ciberguerra destinada a crear división social”. Sigue leyendo