La demagogia en 140 carateres

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

Un artículo de Thomas Friedman, comentarista habitual del New York Times, denuncia que la omnipresencia de las redes sociales en la política contemporánea provoca que el debate se frivolice: los temas se tratan de una manera superficial porque se piensa más en cómo presentarlos en Twitter que en sus implicaciones profundas. En referencia a la Ley de Moore (un teorema informático que estipula que cada dos años se dobla la capacidad de procesamiento de los chips), Friedman se pregunta si no cabría formular una variante de la ley: la calidad del liderazgo y del debate desciende con cada 100 millones de usuarios nuevos en Facebook y Twitter.

Además de la explicación tecnológica, Friedman considera que existe una causa sociológica para este deterioro: la generación del baby-boom ha sido educada en la satisfacción de sus necesidades –no solo las básicas– a corto plazo, y ahora exigen a sus gobernantes soluciones rápidas. Casi siempre, esta demanda suele llevar a la improvisación, a la demagogia o directamente al engaño.

Con la extensión de la participación de la sociedad en los asuntos públicos (plataformas como Blogger o YouTube, además de las redes sociales, someten a los políticos a un constante escrutinio, no menos asfixiante por su frecuente superficialidad), muchos gobernantes están dispuestos a hacer cualquier cosa antes que malquistarse con “el gran público”, una especie de gran hermano pero en el extremo opuesto. La política se convierte entonces en una competición a ver quién logra más followers.

De ahí que la mentira o la exageración estén a la orden del día en el debate actual. Otra consecuencia es que los asuntos espinosos (aquellos que harían perder seguidores en Twitter) se pospongan una y otra vez, con el consiguiente retraso de algunas reformas necesarias. La receta de Friedman es sencilla (quizá ingenua), pero no fácil: los líderes tienen que decir la verdad a los ciudadanos, y explicarla con profundidad. Así, conseguirán followers y friends de verdad, no virtuales

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

Deja un comentario